d2W.DDDjpg

DANZA CLÁSICA A RITMO DEL CORONAVIRUS
Ante el cierre de centros de espectáculos, la cancelación de actividades artísticas y recortes presupuestales el ballet lucha por sobrevivir
Cindy Alemán* 

La pandemia afectó todos los ámbitos y el ballet no fue la excepción; la propagación del virus evidencia aún más la crisis que vive la danza clásica en nuestro país.

     Los bailarines se enfrentan a nuevos retos, como presentar su espectáculo de manera virtual, y definitivamente no es lo mismo dar una función presencial que a través de plataformas digitales.

     La prioridad es que la gente no pierda el interés por actividades artísticas como el ballet, por ello los artistas mantiene su presencia activa en redes sociales mediante dinámicas, además de las funciones virtuales.

     El proceso de innovación fue largo, tomó tiempo adaptarse a la nueva forma de mostrar el arte de la danza clásica, lo que no solo transformó la manera de hacer ballet, sino también la vida de los artistas.

     Y es que ellos no se dan por vencidos, al contrario, ven lapandemia como una gran oportunidad para reinventarse y conseguir mayor inspiración.

     Paciencia y motivación es a lo que se han aferrado los bailarines desde que comenzó el confinamiento. Caer en la desesperación no es una opción si se quiere salir adelante. Y la disciplina es la clave.

     Tomando clases, practicando como de costumbre, aunque de manera virtual, meditando y haciendo pilates, son algunas formas en que sobrellevan la cuarentena, y de esta manera no perder condición física. Y por supuesto para no dejar de lado su pasión: bailar.
Un ejemplo cercano respecto a cómo afectó la pandemia a la danza clásica es el de Ballet de Monterrey, donde incluso algunos de sus bailarines han sido despedidos debido a la falta de recursos económicos ante el brote del COVID-19.

     “Nos ha afectado a nivel económico muchísimo, debido a que no hemos tenido la posibilidad de bailar con público, por lo que hemos mantenido la mentalidad positiva de los bailarines y trabajando vía zoom y en grupos separados en forma presencial. Buscamos no mantenernos activos en redes sociales y con funciones vía streaming y en espera de que regresemos a la normalidad”, compartió el director artístico Luis Serrano.

     El Ballet de Monterrey aprovecha para hacer una invitación a su próximo evento: “Tendremos nuestra primera función de vuelta en los escenarios, Primavera 2021, el miércoles 21 de abril 2021 a las 20:00 horas en el Auditorio San Pedro. La función es abierta al público, por lo que solo se pide un donativo voluntario para mantener vivo el ballet.”

     También se pueden hacer donativos a través del sitio web del Ballet de Monterrey: www.balletdemonterrey.com


*Alumna de la licenciatura en Periodismo Multimedia de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL.