escrmpc

POESÍA Y REFLEXIÓN DEL NORTE PARA EL MUNDO
Susana Robles

Porque la poesía no conoce barreras, menos en tiempos de confinamiento, el Festival Internacional del Norte Poesía en Tránsito 2020, tendrá del 3 al 7 de agosto.

     Álvaro Mata Guillé, organizador, junto con Margarito Cuéllar, del festival, menciona el criterio que aplicaron para elegir temas como “El machismo y la literatura”, ya poco tratados en los encuentros de poetas. “Antes de la pandemia –dice- cuando se hizo la marcha por los derechos de la mujer, digamos que en el mundo había una tendencia a que el tema mujer se estuviera presente siempre.

     Independientemente de las perspectivas políticas, estaba esa tendencia como eje central dominando las informaciones. Tiene que ver con una variación de los paradigmas que sustentan la estructura social, por supuesto la estructura cultural; es decir, tenemos una cultura que estructura todo dentro de los valores masculinos, que condicionan totalmente a la mujer; no solo en términos laborales, sino condicionan su condición como persona. Desde la posibilidad en algunos países de grandes libertades que empiezan a ganar las mujeres, a lugares donde es totalmente distinto. México, Bolivia, Perú Brasil y Ecuador son de los países con más feminicidios, quien los comete tiene toda una estructura montada dentro de sí, y se cree dueño de esa persona, que es una mujer

     Hay que superar ciertas cosas en relación a la poesía. Por ejemplo, leí a alguien que decía que escribe porque busca la belleza. Uno no escribe buscando ninguna belleza. La poesía está muy estereotipada. La poesía es una manifestación de lo humano, y lo humano quiere decir lo ominoso, el misterio, etcétera. No son cosas bellas necesariamente, aunque pueden surgir, porque son las cosas que te nacen en lo humano. Esto implica que la poesía tiene que estar vinculada no solo a la memoria, sino también nos pregunta el cómo redefinimos el estar aquí, y eso es la cultura. Cuando desarrollamos los temas de poesía, poder, el pensamiento único, la democracia, y lo virtual, también está el tema de la mujer, porque es un paradigma importante”, añade.

     Menciona además que “si una sociedad democrática quiere serlo, no puede tener aparatos discriminatorios. Tenemos diferencias, podemos ver el mundo de una manera o de otra y reír de un montón de cosas, pero no puedo discriminar, eso es diferente. Discriminar por color, por género, por orientación sexual, o en este caso, a la mujer por ser mujer. El pensamiento, la reflexión sobre el orden social y sobre cómo construimos el mundo están ligados con la manifestación poética. En un festival de poesía deberíamos reflexionar, en la medida de lo posible, sobre aspectos que nos preocupan en términos de sociedad. El machismo dentro de la literatura es un estamento importante y me parece que debe ventilarse”

     Para Margarito Cuéllar, coordinador del festival por parte de la Secretaría de Extensión y Cultura de la UANL, “la poesía es importante en todo momento, sin embargo, en tiempos de confinamiento, en que las personas están más metidas en sí mismas y en comunicación o distensión con el otro, la poesía puede convertirse en un detonante de acercamiento social, y quizá hasta en un motivo de luz. Me gustaría decir que la poesía es la vacuna contra el encierro, pero no es así, acaso una forma de rescatar la palabra y compartirla, en silencio o en voz alta, en soledad o con otros.”

     Cabe decir que en este festival, la música y la danza, además de la poesía, tiene en su programa la participación de 60 autores de 20 países, entre ellos, Finlandia, Colombia, Venezuela, Ecuador, España, República Dominicana, Francia, Suecia, Alemania, Portugal, Macedonia y Uzbekistán, entre otros.